El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un lentivirus (un subgrupo de retrovirus) que causa la infección del VIH y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) con el tiempo. El SIDA es una condición en los seres humanos en la cual la falla progresiva del sistema inmunológico permite que las infecciones oportunistas y los cánceres prosperen. Sin tratamiento, el promedio de supervivencia después de la infección por el VIH se estima en 9 a 11 años, dependiendo del subtipo de VIH. En la mayoría de los casos, el VIH es una infección de transmisión sexual y ocurre por contacto o transferencia de sangre, preeyaculación, semen y fluidos vaginales.

La transmisión no sexual puede ocurrir desde una madre infectada hasta su bebé a través de la leche materna. Una madre seropositiva puede transmitir el VIH a su bebé tanto durante el embarazo como durante el parto debido a la exposición a la sangre o al líquido vaginal. Dentro de estos fluidos corporales, el VIH está presente como partículas de virus libres y como virus dentro de las células inmunitarias infectadas.

El VIH infecta células vitales en el sistema inmunológico humano, como las células T auxiliares (específicamente las células CD4+ T), los macrófagos y las células dendríticas. La infección por VIH conduce a bajos niveles de células T CD4+ a través de una serie de mecanismos, incluyendo piroptosis de células T infectadas abortivamente, apoptosis de células transeúntes no infectadas, muerte viral directa de células infectadas y muerte de células T CD4+ infectadas por linfocitos citotóxicos CD8+ que reconocen células infectadas. Cuando el número de células CD4+ T disminuye por debajo de un nivel crítico, la inmunidad celular se pierde y el cuerpo se vuelve progresivamente más susceptible a las infecciones oportunistas, lo que lleva al desarrollo del SIDA.

La manera más eficaz de prevenir el contagio del VIH es tener relaciones sexuales con preservativo (recuerda que también existe el condón femenino).

Clasificación

El VIH es un miembro del género Lentivirus, parte de la familia Retroviridae. Los lentivirus tienen muchas morfologías y propiedades biológicas en común. Muchas especies están infectadas por lentivirus, que son los responsables característicos de las enfermedades de larga duración con un largo período de incubación. Los lentivirus se transmiten como virus de ARN envuelto de una sola hebra, de sentido positivo. Al entrar en la célula diana, el genoma del ARN viral se convierte (transcripción inversa) en ADN de doble cadena mediante una enzima con codificación viral, la transcriptasa inversa, que se transporta junto con el genoma viral en la partícula del virus. El ADN viral resultante se importa entonces en el núcleo celular y se integra en el ADN celular mediante una enzima con codificación viral, integrasa y co-factores huésped. Una vez integrado, el virus puede volverse latente, permitiendo que el virus y su célula huésped eviten ser detectados por el sistema inmunológico, durante un tiempo indiferenciado. El virus del VIH puede permanecer latente en el cuerpo humano hasta diez años después de la infección primaria; durante este período el virus no causa síntomas. Alternativamente, el ADN viral integrado puede ser transcrito, produciendo nuevos genomas de ARN y proteínas virales, utilizando recursos celulares hospedantes, que son empaquetados y liberados de la célula como nuevas partículas del virus que comenzarán el ciclo de replicación de nuevo.

Se han caracterizado dos tipos de VIH: VIH-1 y VIH-2. El VIH-1 es el virus que se descubrió inicialmente y se denominó LAV (Virus asociado a la linfadenopatía) y HTLV-III (Virus linfotropía de células T humanas III). El VIH-1 es más virulento e infeccioso que el VIH-2, y es la causa de la mayoría de las infecciones por el VIH a nivel mundial. La menor infecciosidad del VIH-2 en comparación con el VIH-1 implica que menos personas expuestas al VIH-2 se infectarán por exposición. Debido a su capacidad de transmisión relativamente deficiente, el VIH-2 se limita en gran medida al África occidental.

Diagnóstico

Muchas personas VIH positivas ignoran que están infectadas con el virus. Por ejemplo, en 2001, menos del 1% de la población urbana sexualmente activa de África había sido sometida a pruebas, y esta proporción es aún menor en las poblaciones rurales. Además, en 2001, sólo el 0,5% de las mujeres embarazadas que asistían a los centros urbanos de salud recibieron asesoramiento, se sometieron a pruebas o recibieron los resultados de las mismas. Una vez más, esta proporción es aún menor en los centros de salud rurales. Por lo tanto, dado que los donantes pueden no ser conscientes de su infección, la sangre y los productos sanguíneos de los donantes utilizados en medicina e investigación médica se someten habitualmente a pruebas de detección del VIH.

La prueba del VIH-1 se realiza inicialmente utilizando un ensayo inmunoenzimático (ELISA) para detectar anticuerpos contra el VIH-1. Los especímenes con un resultado no reactivo de la prueba ELISA inicial se consideran seronegativos al VIH a menos que se haya producido una nueva exposición a una pareja infectada o a una pareja de estatus de VIH desconocido. Las muestras con un resultado ELISA reactivo se vuelven a probar por duplicado. Si el resultado de cualquiera de las pruebas duplicadas es reactivo, se informa de que la muestra es repetidamente reactiva y se somete a pruebas confirmatorias con una prueba suplementaria más específica (por ejemplo, una reacción en cadena de la polimerasa (PCR), Western blot o, con menos frecuencia, un ensayo de inmunofluorescencia (IFA)). Sólo los especímenes que son repetidamente reactivos por ELISA y positivos por IFA o PCR o reactivos por Western Blot son considerados VIH positivos e indicativos de infección por VIH. Los especímenes que son repetidamente reactivos al ELISA ocasionalmente proporcionan un resultado indeterminado de Western blot, que puede ser una respuesta incompleta de anticuerpos al VIH en una persona infectada o reacciones inespecíficas en una persona no infectada.

Aunque la IFA se puede utilizar para confirmar la infección en estos casos ambiguos, este ensayo no se utiliza ampliamente. En general, un segundo espécimen debe ser recolectado más de un mes después y reexaminado para personas con resultados indeterminados de Western blot. Aunque mucho menos comúnmente disponible, las pruebas de ácido nucleico (p. ej., ARN viral o método proviral de amplificación del ADN) también pueden ayudar al diagnóstico en ciertas situaciones. Además, unos pocos especímenes probados podrían dar resultados no concluyentes debido a la baja cantidad de ellos. En estas situaciones, un segundo espécimen es recolectado y analizado para detectar la infección del VIH.

Las pruebas modernas del VIH son extremadamente precisas. Una sola prueba de detección es correcta más del 99% de las veces. Se estima que la probabilidad de un resultado falso positivo en el protocolo estándar de prueba en dos etapas es de aproximadamente 1 entre 250,000 en una población de bajo riesgo. La prueba de post-exposición se recomienda inmediatamente y luego a las seis semanas, tres meses y seis meses.

Tratamiento

La latencia del VIH, y el consecuente reservorio viral en las células T CD4+, las células dendríticas y los macrófagos, es la principal barrera para la erradicación del virus.

Es importante señalar que aunque el VIH es altamente virulento, la transmisión se reduce en gran medida cuando una persona infectada con el VIH tiene una carga viral suprimida o indetectable (<50 copias/ml) debido al tratamiento antirretroviral prolongado y exitoso. Por lo tanto, puede decirse que es casi imposible (pero aún no cero) que una persona infectada por el VIH tenga una carga viral indetectable para transmitir el virus, incluso durante las relaciones sexuales sin protección, ya que habría una cantidad insignificante de VIH presente en el fluido seminal, secreciones vaginales o sangre, para que ocurra la transmisión. Sin embargo, esto no significa que el tratamiento antirretroviral prolongado resulte en una carga viral suprimida. Una carga viral indetectable, generalmente aceptada como menos de 50 copias por mililitro de sangre, sólo puede probarse mediante una prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

Al mismo tiempo, es importante reconocer que alcanzar una carga viral indetectable está determinada por muchos factores, incluyendo la adherencia al tratamiento, la resistencia del VIH a ciertos medicamentos antirretrovirales, el estigma y los sistemas de salud inadecuados.

VIH: Virus de la inmunodeficiencia humana
Vota este post