La infección por clamidia, a menudo conocida simplemente como clamidia, es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Chlamydia trachomatis. La mayoría de las personas infectadas no tienen síntomas. Cuando los síntomas se desarrollan, esto puede tomar algunas semanas después de la infección para que ocurra. Los síntomas en las mujeres pueden incluir flujo vaginal o ardor al orinar. Los síntomas en los hombres pueden incluir secreción del pene, ardor al orinar o dolor e inflamación de uno o ambos testículos. La infección se puede propagar al tracto genital superior en mujeres que causan enfermedad inflamatoria pélvica, lo que puede resultar en infertilidad futura o embarazo ectópico. Las infecciones repetidas de los ojos que no reciben tratamiento pueden resultar en tracoma, una causa común de ceguera en el mundo en desarrollo.

La clamidia puede propagarse durante el sexo vaginal, anal u oral y puede transmitirse de una madre infectada a su bebé durante el parto. Las infecciones oculares también pueden propagarse por contacto personal, moscas y toallas contaminadas en áreas con un saneamiento deficiente. La clamidia tracomatis sólo ocurre en humanos. El diagnóstico a menudo se hace por medio de exámenes que se recomiendan anualmente en mujeres sexualmente activas menores de veinticinco años, otras en mayor riesgo y en la primera visita prenatal. El examen se puede hacer en la orina o un hisopo del cuello uterino, la vagina o la uretra. Se requieren hisopos rectales o bucales para diagnosticar infecciones en esas áreas.

La prevención consiste en no tener relaciones sexuales, el uso de condones masculinos o femeninos, o tener relaciones sexuales con una sola persona que no esté infectada. La clamidia se puede curar con antibióticos, ya sea con azitromicina o doxiciclina. La eritromicina o azitromicina se recomienda en los bebés y durante el embarazo. Las parejas sexuales también deben ser tratadas y se debe aconsejar a las personas infectadas que no tengan relaciones sexuales durante siete días y hasta que estén libres de síntomas. La gonorrea, la sífilis y el VIH deben ser examinados en aquellas personas que han sido infectadas. Después del tratamiento, las personas deben ser examinadas de nuevo después de tres meses.

La clamidia es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes en todo el mundo y afecta a alrededor del 4,2% de las mujeres y el 2,7% de los hombres. En 2015 ocurrieron alrededor de 61 millones de nuevos casos en todo el mundo. En los Estados Unidos se registraron aproximadamente 1,4 millones de casos en 2014. Las infecciones son más comunes entre las personas de 15 a 25 años de edad y son más comunes en las mujeres que en los hombres. En 2015, las infecciones causaron unas 200 muertes. La palabra “clamidia” es del griego, que significa “capa”.

Signos y síntomas

Enfermedad genital

Mujeres

La infección clamidiana del cuello uterino (cuello del útero) es una infección de transmisión sexual que no presenta síntomas para el 50-70% de las mujeres infectadas. La infección puede transmitirse a través del sexo vaginal, anal u oral. De las personas que tienen una infección asintomática que no es detectada por su médico, aproximadamente la mitad desarrollará enfermedad inflamatoria pélvica (EPI), un término genérico para la infección del útero, las trompas de Falopio y/o los ovarios. La EPI puede causar cicatrización dentro de los órganos reproductores, lo que posteriormente puede causar complicaciones graves, incluyendo dolor pélvico crónico, dificultad para quedar embarazada, embarazo ectópico (tubárico) y otras complicaciones peligrosas del embarazo.

La clamidia se conoce como la “epidemia silenciosa”, ya que en las mujeres puede no causar ningún síntoma en el 70-80% de los casos y puede persistir durante meses o años antes de ser descubierta. Los signos y síntomas pueden incluir sangrado o flujo vaginal anormal, dolor abdominal, relaciones sexuales dolorosas, fiebre, micción dolorosa o la urgencia de orinar con más frecuencia de lo normal (urgencia urinaria).

Para las mujeres sexualmente activas que no están embarazadas, se recomienda la evaluación en aquellas menores de 25 años y otras personas con riesgo de infección. Los factores de riesgo incluyen antecedentes de infección por clamidia u otras infecciones de transmisión sexual, parejas sexuales nuevas o múltiples y uso inconsistente del condón. Las guías recomiendan que todas las mujeres que asisten para anticonceptivos de emergencia se les ofrezcan pruebas de clamidia, y los estudios muestran que hasta el 9% de las mujeres de menos de 25 años de edad tenían clamidia.

Hombres

En los hombres, aquellos con una infección por clamidia muestran síntomas de inflamación infecciosa de la uretra en aproximadamente el 50% de los casos. Los síntomas que pueden ocurrir incluyen: una sensación de dolor o ardor al orinar, una secreción inusual del pene, dolor o inflamación testicular o fiebre. Si se deja sin tratar, la clamidia en los hombres puede propagarse a los testículos causando epididimitis, que en casos raros puede llevar a la esterilidad si no se trata. La clamidia también es una causa potencial de inflamación prostática en los hombres, aunque la relevancia exacta en la prostatitis es difícil de determinar debido a la posible contaminación por uretritis.

Enfermedad ocular

La conjuntivitis por clamidia o tracoma fue una vez la causa más importante de ceguera en todo el mundo, pero su papel disminuyó del 15% de los casos de ceguera por tracoma en 1995 al 3,6% en 2002. La infección se puede diseminar de un ojo a otro a través de los dedos, toallas o paños compartidos, toser y estornudar y moscas que buscan los ojos. Los recién nacidos también pueden desarrollar clamidia ocular a través del parto (ver abajo). Utilizando la estrategia SAFE (acrónimo para cirugía de pestañas en crecimiento o rotadas, antibióticos, limpieza facial y mejoras ambientales), la Organización Mundial de la Salud tiene como objetivo la eliminación global del tracoma para el año 2020 (iniciativa GET 2020).

Articulaciones

La clamidia también puede causar artritis reactiva -la tríada de artritis, conjuntivitis e inflamación uretral- especialmente en hombres jóvenes. Alrededor de 15,000 hombres desarrollan artritis reactiva debido a la infección por clamidia cada año en los Estados Unidos, y cerca de 5,000 están permanentemente afectados por ella. Puede ocurrir en ambos sexos, aunque es más común en hombres.

Bebés

Hasta la mitad de todos los bebés nacidos de madres con clamidia nacerán con la enfermedad. La clamidia puede afectar a los lactantes al causar aborto espontáneo; parto prematuro; conjuntivitis, que puede llevar a la ceguera; y neumonía. La conjuntivitis debido a la clamidia ocurre típicamente una semana después del nacimiento (comparada con causas químicas (dentro de horas) o gonorrea (2-5 días)).

Otras afecciones

Un serovar diferente de Chlamydia trachomatis es también la causa del linfoganuloma venéreo, una infección de los ganglios linfáticos y linfáticos. Generalmente se presenta con úlcera genital y ganglios linfáticos inflamados en la ingle, pero también puede manifestarse como inflamación rectal, fiebre o ganglios linfáticos inflamados en otras regiones del cuerpo.

Transmisión

La clamidia puede transmitirse durante el sexo vaginal, anal u oral o en contacto directo con tejido infectado, como la conjuntiva. La clamidia también puede transmitirse de una madre infectada a su bebé durante el parto vaginal.

Fisiopatología

Las clamidias tienen la capacidad de establecer asociaciones a largo plazo con las células huésped. Cuando una célula huésped infectada está hambrienta de varios nutrientes como aminoácidos (por ejemplo, triptófano), hierro o vitaminas, esto tiene una consecuencia negativa para Chlamydiae, ya que el organismo depende de la célula huésped para estos nutrientes. Los estudios de cohorte a largo plazo indican que aproximadamente el 50% de los infectados desaparecen en un año, el 80% en dos años y el 90% en tres años.

Las clamidias hambrientas entran en un estado de crecimiento persistente en el que detienen la división celular y se vuelven morfológicamente aberrantes al aumentar de tamaño. Los organismos persistentes siguen siendo viables ya que son capaces de volver a un estado de crecimiento normal una vez que las condiciones en la célula huésped mejoran.

Hay mucho debate sobre si la persistencia tiene relevancia in vivo. Muchos creen que las clamidias persistentes son la causa de enfermedades crónicas por clamidia. Algunos antibióticos como los? -lactams también pueden inducir un estado de crecimiento persistente, que puede contribuir a la cronicidad de las enfermedades clamidiosas.

Diagnóstico

El diagnóstico de las infecciones genitales por clamidia evolucionó rápidamente desde el decenio de 1990 hasta 2006. Las pruebas de amplificación del ácido nucleico (NAAT), como la reacción en cadena de la polimerasa (PCR), la amplificación mediada por transcripción (TMA) y la amplificación del desplazamiento de hebra de ADN (SDA) son ahora los pilares principales. El NAAT para la clamidia se puede realizar en muestras de torunda muestreadas del cuello uterino (mujeres) o de la uretra (hombres), en torundas vaginales auto-recogidas o en orina vacía. Se ha estimado que el NAAT tiene una sensibilidad aproximada del 90% y una especificidad de aproximadamente el 99%, independientemente del muestreo de un hisopo cervical o de una muestra de orina. En las mujeres que buscan una clínica de ITS y la prueba de orina es negativa, se ha estimado que un hisopo cervical posterior es positivo en aproximadamente el 2% del tiempo.

En la actualidad, los NAAT sólo cuentan con aprobación regulatoria para la prueba de muestras urogenitales, aunque las investigaciones en rápida evolución indican que pueden dar resultados confiables sobre las muestras rectales.

Debido a la mejora en la precisión de las pruebas, la facilidad de manejo de las muestras, la comodidad en el manejo de las mismas y la facilidad de realizar pruebas de detección a hombres y mujeres sexualmente activos, los NAATs han reemplazado en gran medida el cultivo, el patrón oro histórico para el diagnóstico de clamidia, y las pruebas de sonda no amplificadas. Esta última prueba es relativamente insensible, detectando con éxito sólo el 60-80% de las infecciones en mujeres asintomáticas, y a menudo dando resultados falsamente positivos. El cultivo sigue siendo útil en determinadas circunstancias y actualmente es el único ensayo aprobado para probar muestras no genitales. También existe otro método que incluye: reacción en cadena de la ligasa (LCR), reposo directo de anticuerpos fluorescentes, inmunoensayo enzimático y cultivo celular.

Detección

Para las mujeres sexualmente activas que no están embarazadas, se recomienda la evaluación en aquellas menores de 25 años y otras personas con riesgo de infección. Los factores de riesgo incluyen antecedentes de infección por clamidia u otras infecciones de transmisión sexual, parejas sexuales nuevas o múltiples y uso inconsistente del condón. Para las mujeres embarazadas, las pautas varían: el U. S. Preventive Services Task Force (USPSTF) (que recomienda evaluar a las mujeres menores de 25 años) y la American Academy of Family Physicians (que recomienda evaluar a las mujeres de 25 años o menos) recomiendan evaluar a las mujeres embarazadas. El American College of Obstetricians and Gynecologists recomienda hacer pruebas de detección para todas las mujeres en riesgo, mientras que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) recomiendan pruebas de detección universales para mujeres embarazadas. El USPSTF reconoce que en algunas comunidades puede haber otros factores de riesgo para la infección, como el origen étnico. Actualmente no son posibles recomendaciones basadas en la evidencia para la iniciación, intervalos y terminación del cribado. Para los hombres, el USPSTF concluye que las pruebas son actualmente insuficientes para determinar si la evaluación regular de los hombres para la clamidia es beneficiosa. Recomiendan la evaluación regular de los hombres que están en mayor riesgo de infección por VIH o sífilis.

En el Reino Unido, el National Health Service (Servicio Nacional de Salud) tiene como objetivo:

  1. Prevenir y controlar la infección por clamidia mediante la detección temprana y el tratamiento de la infección asintomática;
  2. Reducir la transmisión a las parejas sexuales;
  3. Prevenir las consecuencias de la infección no tratada;
  4. Examinar por lo menos el 25 por ciento de la población sexualmente activa menor de 25 años cada año.
  5. Reexamen después del tratamiento.

Tratamiento

La infección por Clamidia tracomatis se puede curar eficazmente con antibióticos. Las directrices recomiendan azitromicina, doxiciclina, eritromicina, levofloxacina u ofloxacina. Los agentes recomendados durante el embarazo incluyen eritromicina o amoxicilina.

Una opción para tratar a las parejas sexuales de las personas con clamidia o gonorrea incluye la terapia de pareja administrada por el paciente (PDT o PDPT), que es la práctica de tratar a las parejas sexuales de los casos índice mediante el suministro de prescripciones o medicamentos al paciente para llevar a su pareja sin que el proveedor de atención médica primero examine a la pareja.

Después del tratamiento, las personas deben someterse a pruebas de nuevo después de tres meses para verificar si hay reinfección.

La Clamidia
Vota este post