Entre amigos tomando una copa o en la almohada con tu pareja, a veces hablamos de ello a medias, y a menudo… ¡mucho más abiertamente!Nos cuestionamos a nosotros mismos, nos cuestionamos a nosotros mismos y aprendemos lo mejor que podemos, pero entre las opiniones y los hechos veraces, no siempre es fácil distinguir entre las cosas. Ciertas creencias falsas pueden tener un impacto considerable en la forma en que se experimenta nuestra sexualidad. ¿Y si limpiamos nuestras ideas? Aquí hay 3 mitos persistentes que demoler!

Mito #1: el alcohol aumenta significativamente el deseo sexual

Eso es un hecho; el alcohol tiene un efecto desinhibidor. En otras palabras, “diluye” el malestar y lo transforma casi sistemáticamente en un fuerte deseo carnal. El alcohol también promueve la liberación física y emocional, al mismo tiempo que facilita las interacciones sociales. Hasta ahora, eso suena bien, ¡pero ten cuidado!

Si en pequeñas dosis la bebida puede convertirse en un “aliado” en el lado sexual, ¡es muy diferente cuando tienes a vaso en la nariz! El alcohol altera la actividad cerebral, la sensación y el comportamiento. En resumen, nada que nos favorezca. El apetito sexual disminuye drásticamente; el hombre generalmente tendrá más dificultad para tener y mantener una erección, mientras que la mujer tendrá menos lubricación vaginal abundante.

Si un trago o dos le permite pasar de coño a tigre, recuerde que a menudo no se necesita más para lamentar ciertos comportamientos un golpe de ayuno.

Mito #2: las parejas “normales” tienen sexo semanal

Un poco, mucho, no lo suficiente… la primera y única pregunta aquí es; ¿normal en relación a quién o qué? En realidad, la verdadera normalidad sexual es lo que nos hacemos a nosotros mismos. Aquella en la que se respetan nuestros valores y nuestras necesidades y, por tanto, la que nos conviene sinceramente.

Aunque la frecuencia de las relaciones sexuales sigue siendo una razón conocida para el desacuerdo entre las parejas, no debe convertirse en el barómetro del fracaso o el éxito en una relación romántica.

Dificultades de adaptación con su pareja, factores físicos o más bien psicológicos, son muchos los factores que pueden explicar una disminución o ausencia total del deseo sexual. Lo que realmente importa es nuestra voluntad de hablar de ello y nuestra capacidad de aceptarnos mutuamente. Pero es ante todo nuestra visión de la sexualidad… ¡que ciertamente no debería limitarse a la genitalidad!

Mito #3: para florecer sexualmente, siempre debes realizar tus fantasías

Fantasías, ¡hay algo para todos! De hecho, son tan variados como complejos. Para algunas personas, se asocian con objetos o materiales específicos, mientras que para otras, son más bien juegos o escenarios específicos.

Ahora, la pregunta asesina; ¿tenemos necesariamente que realizar nuestras fantasías sexuales? De hecho, sigue siendo una elección personal. Sin embargo, es importante saber que si las fantasías pueden estimular el deseo y excitar los sentidos, generalmente pierden su fuerza una vez realizadas. ¿Resultado? El riesgo de decepcionarse durante o después del acto.

Lo que puede ser emocionante para usted no es necesariamente emocionante para su pareja. Por lo tanto, para evitar desvíos, es esencial tomarse el tiempo para discutirlos juntos, de modo que se tengan en cuenta los valores y los límites de cada uno.

3 mitos sexuales para desacreditar!
Vota este post